jueves, 15 de mayo de 2008

Paseando, que no currando. Abolición

Pues efectivamente, nada de lo que aquí cuente será una experiencia laboral informativa, sino el relato de un acontecimiento cotidiano. El suceso acaba de tener lugar (19:15) en la plaza de toros de Las Ventas. Cruzaba el puente sobre la M-30 y hemos oido, tanto yo como los transeuntes que acababamos de cruzar, unos gritos masculinos, como un altercado. Unos pasos más allá, alcanzando la plaza, tarde más de lo debido en percatarme de lo sucedido, ya que el gentío se acumulaba en la entrada principal y era allí dónde yo buscaba algún tumulto. Noté que la gente estaba atenta y expectante a lo que sucedía en la parte superior de la fachada. Me sorprendió lo obvio; dos carteles colgaban en vertical del balcón sobre la entrada principal. Aún más, dos individuos estaban colgados junto a ellos, como sujentándolos. La leyenda rezaba: ABOLICIÓN. Afortunadamente pocas veces he ido a grabar Toros, no me gustan y tampoco me gusta el ambiente de la plaza. Supongo que a los que si les gustan, mi opinión les importará un rábano, normal. No pretendo abolir la "Fiesta Nacional", pero si me gusta que los que llenan la plaza y sus alrededores, sepan que a muchos no nos gustan y que preferiríamos que no fuera un espectáculo tan protegido. Frivolizando con excusa en un dia festivo como hoy, patrón de mi ciudad, diré que esta "hazaña" ha entretenido el deambular de los que cruzabamos la gran plaza. Todos sabemos la eficacia de tales actos, pero el compromiso y el arrojo siempre despiertan las simpatías. Es de agradecer después de mucho tiempo sin ninguna protesta y en el epicentro mundial del toreo. Espero que los activistas hayan salido tranquilamente, pues a la gente de los Toros les gusta hacer las cosas "con dos cojones"; pues eso, que hay que tener un par para ir a Las Ventas a colgarse junto a un cartel de ABOLICIÓN. Gracias por el refrescante paseo.
Publicar un comentario