domingo, 8 de marzo de 2015

Comunicación - Información - Conocimiento

A pesar de que cada día más periodistas o informadores se pasan al bando de la Comunicación corporativa, INFORMACIÓN y COMUNICACIÓN no son lo mismo. El CONOCIMIENTO (a la larga, la Cultura) es el objetivo a conseguir con la gestión de ambos conceptos.

Empecemos con la Comunicación. Me acabo de referir a la corporativa o gestión positiva de la imagen de marca y su presencia en la sociedad. Pero es la Teoría clásica de la Comunicación o cómo se producen los intercambios de información por dónde quiero empezar. Si quisiéramos establecer una jerarquía podría ser ésta:



CONOCIMIENTO

v   v   v


INFORMACIÓN


v  v  v


COMUNICACIÓN




¿Es este esquema inmutable? Por supuesto que no; como casi nada. En la Sociedad de la Información el avance tecnológico y su éxito comercial, están provocando importantes tensiones de cambio social. La teoría clásica de la Comunicación, con su emisor, receptor, canal y mensaje, se desintegra en el marasmo multilateral de los hipervínculos, la World Wide Web. Antes la Comunicación podía describirse mediante una línea o un grupo de ellas que convergían en uno de los extremos, normalmente, el del emisor. En la actualidad, aparte de ir perdiendo la noción y dimensión del sistema, esa "tela de araña", esa web, es el dibujo que más se asemeja. El diagrama se complica y la jerarquía de sus puntos clave se pierde. Podríamos hablar de una democratización inducida por la tecnología. Se equiparan las capacidades del emisor y del receptor, es más, el "feedback" ha pasado de ser un elemento importante del sistema a ser la sustancia del mismo. Pasamos de una difusión discursiva a una conversacional. Del cronista / locutor / presentador de los decadentes "Mass Media" a la interacción múltiple de los perfiles en la redes sociales.

Hoy día la expresión " medios de comunicación" pierde fuerza, cualquiera podemos serlo: blogueros, tuiteros, foreros... Ahora son esos Mass Media los que siguen a particulares para generar su propia información.



Tiempos de Cambio_.

Es evidente que ya vivimos una "Post- sociedad de la Información" por tanto. Algunos autores equiparan el concepto "Sociedad de la Información" con el de "Sociedad del Conocimiento". Otros tienden más a concebir la segunda como una etapa a continuación de la primera, lo que me parece más correcto. Cuando la Información es recogida, procesada y difundida se convierte en Conocimiento. Por ejemplo, hoy la Televisión comienza a desaparecer de algunos hogares y la saturación de emisores produce una redundancia excesiva ("Ruido") Actualmente se busca más el acceso a las bases de conocimiento, a una Información que no va a ser re-elaborada, ni re-interpretada, salvo por la propia subjetividad del que acceda. Los soportes físicos dejan de ser importantes; algunos mueren, como el papel. Cada uno de nosotros elige el soporte con el que compartir e intercambiar ese conocimiento. Todo se vuelve más inmaterial. Como en una película de ciencia-ficción, pasaremos de "la Nube" a un "Ente"; y quién sabe si con conciencia en un futuro.

La Información y su acumulación en bases de Conocimiento están inclinando la influencia de los referentes ideológicos hacia personajes más genéricos y anónimos, en vez de los tradicionales líderes mediáticos. Parece que por ahora la sociedad demanda todavía líderes, políticos, mediáticos, intelectuales o deportivos. Pero esos liderazgos cambian más rápidamente y abarcan más capas y sectores sociales. Ésta ha crecido educativamente, en conocimiento, y su capacidad de análisis y su criterio se han multiplicado. Se valora más la experiencia y la información aportada que la oratoria. Surgen las tensiones sociales por parte del status quo tradicional hacia el acceso incontrolado y casi universal a lo que se considera en muchos casos una fuente de riqueza. Todos los intentos de control y censura del libre intercambio de información y opinión que vemos a diario en prácticamente todo el mundo son evidentes y prueba de lo que digo.



Mundos Paralelos_.

Tenemos pues un sistema de comunicación que posibilita el intercambio de información para acumular conocimiento.

Antes podía representarse con un diagrama piramidal en cuya cúspide se situaban líderes políticos, religiosos o militares (histórica y principalmente) sobre una base receptora pasiva, que eran los ciudadanos. Ahora, el diagrama se ha complicado. Más bien deberían ser subconjuntos agrupados en otro mayor. Se me ocurre un paralelismo con la evolución de la Física: Hemos pasado de la Física clásica de Newton, fundamentalmente, la elegante y limpia Teoría de la Gravedad, de resultados constatables en cualquier circunstancia, al tortuoso mundo de la Fïsica Cuántica, dónde la simultaneidad y la interacción en todas direcciones pueden llegar a verse afectadas por la presencia de un observador. En nuestra Sociedad del Conocimiento los elementos que no participan del intercambio de información son excepcionales o marginados. El criterio desarrollado por el acceso cada vez más generalizado a ese Conocimiento provoca desconfianzas respecto a la procedencia de la Información. Se ha perdido la inocencia respecto a que la verdad sea patrimonio de ciertos "emisores", incluso, a que la búsqueda de la verdad sea un objetivo en sí misma; vivimos tiempos de subjetividad. La propia definición de Información nos habla de datos ordenados, cuyo aprovechamiento racional es la base del conocimiento y un recurso que otorga sentido a la realidad. Así que ahora, la realidad es interpretada por muchos y diversos actores. Ni que decir tiene que, antes y ahora, esa realidad elaborada contiene una moralidad implícita. La Moral se debate siempre en una lucha en la que solo puede quedar uno. Así ha sido tal vez hasta ahora, en que moralidades alternativas luchan por abrirse hueco y a veces lo consiguen, aunque solo sea por una mera cuestión comercial. Se juega más con la empatía, que con la verdad absoluta. Buscamos la verdad que mejor se adapte a nuestras condiciones sociales y personales. Por eso tienen éxito los foros de discusión (Ver el paradigmático caso de "Forocoches") Podría quedarse simplemente en eso y triunfar como el último recurso de control, reduciendo la necesidad de Información y Conocimiento a la banalidad de una mera opción  de consumo. Afortunadamente, hemos superado seguramente el punto de "no retorno"





Un mundo Nuevo_.

Como siempre, el futuro es fascinante. Las opciones son múltiples pero el desarrollo siempre suma. Ese posible futuro apocalíptico de una humanidad superada y devorada por sus criaturas tecnológicas es el histórico e hipócrita miedo a la universalización del conocimiento, porque entonces... ¿! Quién serviría los cócteles ¡?

Es cierto que el avance en la capacidad de computación y análisis, así como el desarrollo de las redes de comunicación, nos alientan a imaginar un futuro con un ente autosuficiente, un "Tesauro Universal Autónomo" (o T.U.A. ¡!) capaz por sí solo de generar modelos de pensamiento y más aún, mundos paralelos o alternativos!

¡Saber es poder!

lunes, 13 de octubre de 2014

Escritura AU-TO-MA-TI-CA __::__

Imposible, ya empiezo pensando. Intentando encontrar un hilo de Ariadna, que espero que sea el hilo conocido y apropiado. Ah! Conocía una Ariadna que no tenía nada de mítica pero si dejó algo de huella.
Salto. Otra oportunidad creativa. Llenar espacios con palabras por pura melancolía y soberbia, seguro de ser interesante y temblando cuando esa convicción deja de ser automática. Que no es automática, pues elijo y selecciono de entre mis pensamientos lo que tiene sentido y... Me aburro. Reflexión. Es difícil ser automático. Como una tostadora, un coche o una escalera. ¿Si borras has terminado? Temo desnudar mi vacío intelectual, el caos que ordenamos hacia afuera para no parecer limitados o absurdos. O simplemente la torpeza; porque si escribir es mostrarse a los demás hay en ello algo de narcisismo y exhibición y este ejercicio es un peligro para el disimulo... Si somos sinceros, sino... Llámalo estilo o moda literaria. Como esas películas de cine que simulan ser grabaciones espontáneas encontradas al azar, sin montaje, sin artificio... Pues ese puede ser un buen motivo para hacer esto: la Introspección; buceo en mi mismo y me abandono al resultado, funesto o no. Funesto para mí, claro. Mofa para otros, que nos gusta mucho pinchar.

Otro salto. No al vacío que hace frío. Esto podría ser DA DÁ. O NO. Voy engranando, me siento más cómodo. Todos deberíais probarlo. Refleja el espacio entre consciencias, ahora voy todo suelto. Repito y concibo una limitación. La PUNTUACIÓN. Establece límites y normas, obliga a la reflexión y el freno. No puedo parar o saltaré la regla principal. Será bueno comprobar el resultado final. Cuesta abajo y sin pasar a limpio. No decir nada es básico para esto. Lo importante es no parar. Como dicen en la Radio "miedo al vacío" Los escritores temen la página en blanco... Pues mírenme a mí! Sin complejo ninguno! Tirándome al oleaje cultural interior, a mi consciencia artística o charlatana. BLA BLA BLA. Es un corsé cultural que me sienta ridículo. Una convención establecida para seguir unas reglas. Para entendernos? Puede ser, pero cada regla arrastra
una condena, una limitación. Y la costumbre! Saltar sobre la cultura, ese dinosaurio fuente y (atasco, se acabó el automatismo...) Se teme pues la espontaneidad del individuo. Dicen que los niños son más artistas que los adultos por evitar ese proceso de socialización, que dice que una casa es un triángulo sobre un cuadrado. Y luego todos hacemos lo mismo. Y dejamos de ser uno para ser los demás. Pues son deliciosos esos concursos de dibujo entre pequeños de menos de 5 años. Colores y trazos brutales, expansivos y salientes. Reventando los papeles, arrugándolos por apasionados esbozos. Dejándote el alma sobre el lienzo, que me suena a Perales. Mermeladas y frutas. En casa.


El chorreo verborreico termina o eso adelanto. El fin es otra cadena, me organizo intentando no separar las manos del teclado. Pero termino diciendo que me acabo y me vacío, que no hay más, porque la costumbre sabe que aburriré al despistado que acceda.



RETAHÍLA QUE NO TEJE paso de puntos y comas y no termino porque me siento porcino, no sé que locura es esta pero agradece que
no te burle el tiempo. Agradece el mismo destino infame, refleja y plasma, que no es gerundio. Abrazo el término y solvento circunstancias. Si pedanteo, me alegro pues es ralo el palo.

Que me pasa con los pareados, Torrente?

viernes, 6 de junio de 2014

Naúfrago en una postal

Naufragué contra la postal de una playa. Un paraíso
clavado a una pared desconchada, un mundo sujeto por una chincheta. Recorro esa playa de cuatricromía y salto de las palmeras al agua sin apenas sentir nada. Perdido en un recuerdo ficticio pero empático.

Si, aquí llegué arrastrado por la corriente que vino de una ventana cósmica. La escala de los mundos es distinta cada vez, por eso os cuento esto. En brazos de una tormenta, bandeado por las corrientes; volador pasivo y descontrolado. Mis patas encontraron esta ventana de color, artificio en papel brillo que como una brújula, marcó los polos de mi mundo. Un pasadizo hacia una paz momentánea, un descanso a la incertidumbre... Mi playa perfecta...

Si escarbara en la arena dorada aparecerían recuerdos que había enterrado, como si me levantara la piel y sacara mi verdadero yo. Parece como si la brisa viniera del mar trayendo al niño que perdió sus juguetes. Una cálida melancolía que abraza aunque no consuela. Falta el sol, la luz y el calor que reviente de vida esta ilusión. Que infle la perspectiva y engendre esa tercera dimensión para habitar aquí con garantías y poder tumbarme a la sombra de esas palmeras. Despertarme bañado en luz y perfumado por la brisa de un mar que respira, que juega a cogerme...



Quizás algún día, momento o vida, paseemos cogidos de la mano. Arrastraremos los pies, dibujando formas en la arena que quedarán ahí hasta el próximo sueño. Y oir tu risa mezclada en la brisa. Pero no hay mapa que pueda traerte hasta aquí, ni siquiera sé cómo llegué yo; hay un mar de oscuridad de camino.

viernes, 30 de mayo de 2014

Twitter y el bienestar otorgado

Lo más sencillo es callar. Es además la actitud consuetudinaria y, por tanto, la que se espera de nosotros, los que debemos trabajar para sobrevivir. Pero lo de callar, salvo por "estar más guapo", necesidad que tengo cubierta, casi nunca compensa. A los que nunca han querido cambiar hay que convencerlos de que vivirán más tranquilos si abren el monopolio de la buena vida, que vivir rodeados de gente desesperada sólo genera ansiedad y no hay Valium para tanta injusticia.


Sin embargo, al leer ese ágora moderna e íntima que es Twitter, podría pensarse que los indignados son los de arriba, los que azuzan el término "guerracivilismo" con pretensiones intimidatorias (si ganamos una, las ganaremos todas, deben de pensar o "la letra con sangre entra") Los que claman por la libertad de los mercados y temen la de los hombres. Los que legislan hasta la extenuación porque ven sinónimas la moral y la prohibición. Son estos, ellos, los que tienen miedo. ¿Cuál es el nivel de descontento que una sociedad puede tolerar sin caer en la injusticia? Parece ser un experimento interminable que cuenta con el respaldo del "gigantismo" de la sociedad ante la movilización. Las redes sociales han venido a paliar esa falta de agilidad en compartir y afrontar la indignación. Ése es, para el "statu quo", las élites o "la casta" su pecado original. Los intercambios de puntos de vista de cualquiera en política, no digamos ya en economía, es un radicalismo ya en sí mismo. No se acepta de buen grado. "Partidos del siglo", Mundiales o series de televisión no consiguen templar una realidad evidente: las diferencias entre pobres y ricos no paran de crecer. Al que vive en la inopia (nunca mejor dicho) su vecino le despierta. Los sentimientos primarios son contagiosos y ser razonable se vuelve cada día más inútil. Twitter despierta, potencia y enseña todo eso, ¡pero ojo! en todos los polos e ideologías. Es un cuestión meramente cuantitativa, el 1% de la población del planeta controla la mitad de toda la riqueza (OXFAM dixit)

Sin embargo, en muchas "democracias" se cuestiona la bondad de este foro. A pesar de resultar infinitamente menos costoso, parece incomodar más a los gobiernos que las propias protestas callejeras, seguramente porque hoy casi todas se gestan en él. Antes de Twitter, la sociedad civil tenía que organizarse en asociaciones sujetas al control público y con unas condiciones para legalizarse. Complicado, controlado y aislado. Complicado por la Burocracia, controlado por la Autoridad y aislado del resto de la población por la dificultad de darse a conocer entre personas no implicadas ya de por sí. Ahora, en vez de nombres hay "nicks" y las movilizaciones se convocan a nivel mundial. Movimientos como "Indignados" u "Ocuppy Wall street" se contagian y extienden, multiplicando su eficacia.

Avanzamos ahora por una segunda fase de reacción. Las fuerzas conservadoras de esa sociedad paralela mundial que forman las finanzas, buscan la manera de impedir esta corriente de información, esa "garganta profunda" del dolor y la necesidad mundiales. Es un ataque global. No soy economista pero resulta evidente que, a grosso modo, el sistema monetario se basa más en la deuda que en el dinero efectivo o el líquido. La deuda es el instrumento global que estas fuerzas reaccionarias utilizan para controlar lo que los Estados pueden "otorgar" a sus ciudadanos, el nivel de bienestar social imperante. Ahora, en pleno primer mundo, a los países del sur de Europa nos han cortado el grifo. Las primas de riesgo se dispararon incluso en países del G8 como Italia, que llegaron a doblar las de otros mucho más convulsos económicamente como Méjico o Perú. Estos dos últimos son paraísos para los grandes inversores mundiales pues queda mucho por hacer y grandes negocios como infraestructuras por realizar. La apuesta por Perú es innegable, tal vez por tener un amigo en una zona claramente "bolivariana", como dice nuestro "ex", Felipe González. En Twitter se expresa todo el mundo, no sólo deshauciados y despedidos, también economistas, abducidos o no, y personas que conocen de las gestiones de alto nivel; el nivel y calidad de la Información crece exponencialmente. Los Estados no ostentan el poder, lo gestionan en función de "tratados internacionales" y de la deuda que se les permita. Empieza a escapárseles de las manos toda esta información que destapa estrategias que poco tienen que ver con la democracia o la libertad y se cierne la amenaza, como en tiempos pretéritos, de tiempos revolucionarios. China, Rusia o Irán son conocidos por ejercer la censura y se les considera enemigos de internet, lo que no quita que los dos primeros sean superpotencias económicas. Quizá no sea tan de dominio público que países que se proclaman defensores o padres de la libertad, como EEUU o Reino Unido, la ejerzan también pero en la sombra, de manera engañosa (ver http://www.rsf-es.org/grandes-citas/dia-contra-censura-en-internet/, estudio de Reporteros sin fronteras) El panorama se ha enturbiado y el tiempo de las buenas palabras creo que ha pasado. No hablo de esa parte creciente de la sociedad cada vez más indignada con las mentiras del ultraliberalismo y dispuesta a luchar; hablo de los poderes establecidos, de esta democracia otorgada que vivimos y sus instrumentos autoritarios o represivos; hablo de diseño de políticas tanto económicas como sociales que generan el miedo a expresarse, miedo al hambre, miedo al paro y miedo a lo nuevo... Hablo de detener personas que chillan de rabia, que si la desesperación es delito que nos detengan a todos. Pero también a esos infames columnistas que desde medios que ya casi nadie lee, pero que cuentan con el apoyo de las élites, insultan, desprecian y menoscaban la libertad y a la ciudadanía en general, que libremente elige una opción política. Esos portavoces de la mentira de unos pocos y profesionales de la mediocridad y la pereza intelectual, estómagos agradecidos que en breve serán despreciados por incapaces. Debemos felicitarnos por la histeria de estos verduleros de salón porque parece que la herida se ha abierto y sangra abundantemente; el golpe ha sido certero.





Que sigan prohibiendo y censurando, que no suavicen sus posturas pensando en que son más fuertes porque acelerarán el cambio y el despertar de conciencias todavía dormidas.


martes, 11 de junio de 2013

Hacia el periodismo ciudadano

"En el principio fue la luz..."
Y después, ¡todos comentaron lo bien que quedaba!

Es inútil documentarse sobre cuando comienza la tradición oral, pues es connatural al hombre. El ser humano se hace tal cuando comienza a hablar, no a comunicarse, que eso también lo hacen los animales, sino a contarse cosas. Con la transmisión del conocimiento, surge la cultura. Y la cultura, por encima de todo, es lo que hace progresar al hombre.
Hoy día asumimos que un niño pequeño utilizaría una rueda -si la tuviera a mano- para arrastrar una carga o que un bidón se traslada mejor haciéndolo rodar. Hoy ponemos ruedas hasta en las sillas, pero no siempre existieron. Algún mesopotámico por el V milenio a.C. vio un tronco rodando e imaginó la rueda. Luego, los éxitos se copian y extienden rapidamente. Pero, ¿hasta ese momento? Sencillos problemas requerían de un gran esfuerzo.


De igual modo, aunque mucho más adelante en el desarrollo social humano, puede decirse de los Medios de Comunicación. Pueden citarse distintos casos pero parece que el primer noticiero impreso surge en Alemania en 1457 (17 años después de la Imprenta), el "Nuremberg Zeitung" y después, por Europa, circularon diversas ediciones de una hoja titulada "Descubrimiento del Nuevo Mundo por Colón"; pero sin periodicidad establecida y sólo a propósito de sucesos concretos. Bien es cierto que mucho antes, en el siglo I, Julio César publicaba en el Foro el "Acta Diurna" con ordenanzas y asuntos de interés público. Los comienzos son difíciles de establecer porque es una necesidad, la de conocer lo que pasa a nuestro alrededor, intrínsecamente humana. La tradición oral busca perdurar con fiabilidad y pasa a ser escrita. Cuánto más grande va haciéndose el mundo, más crece la necesidad y el ámbito que debe cubrir esa información.


Hoy, en el siglo XXI, la criatura ha crecido tanto que se ha convertido en un monstruo difícil de parar. La Información se ha convertido en un producto mercantil y eso genera un RUIDO por exceso; las máquinas no pueden parar. Tenemos un exceso de información, un tumulto de puntos de vista y una "cháchara" de informaciones anodinas que enturbian lo que podría ser verdaderamente necesario. Y todo esto sin querer entrar en el poder que entraña la gestión de la información y su consiguiente manipulación.
A mi modo de ver , estamos en plena catarsis, vivimos un cambio de ciclo en general. A todo lo anterior, hay que añadir dos factores más: la especialización de una sociedad hipertecnológica y las redes sociales. Triunfan los canales y emisoras temáticos y las plataformas de información especializada; el papel ha muerto. Y la inocencia también. El criterio y prestigio de los Medios tradicionales está más en entredicho que nunca. "¡Televisión, manipulación!" es una consigna trasnochada porque ya la mayoría lo asume como una evidencia que no precisa denuncia. Las alcantarillas están llenas de mierda y el agua tiene que salir por algún sitio. Cada movimiento, cada agrupación activos socialmente dedican una parte de su esfuerzo a informar de lo que hacen y evitan ser caracterizados interesadamente por terceros. Cada uno de nosotros podemos informar de lo que hacemos y pensamos y ponerlo en común con casi todo el planeta de manera inmediata. Si esto no es una revolución... La revolución del periodismo ciudadano, que conlleva una autogestión civil. La sociedad madura y empieza a ver a las élites como obstáculos en el desarrollo social humano.














Es un camino largo y costoso pero creo que inevitable. Seguiré escuchando a amigos y desconocidos lo que vean y sientan, mientras los grandes popes de la Comunicación languidecen ante auditorios vacíos.

lunes, 3 de junio de 2013

Los dos lados del Cristal


Vivo pegado a una realidad consensuada.
El cristal proyecta vuestras evoluciones y es un mundo más cálido de lo que podáis creer.
Aquí el tiempo se descompone en unidades ínfimas, pierdo su cuenta...

Recupero un poco la conciencia y me froto los ojos,
tengo la zumbante sensación de haber estado aquí siempre...
Cambio de posición y el mundo se dispara en múltiples escenas.
Veo infinitos rostros al lento compás de pesadas vidas,
pero a pesar de vuestra sonora actividad, sólo sois reflejos, sombras.

Observo nuevos mundos para vuestras ignotas alternativas,
pero dáis de lado sus turbulentas entradas.
Mi mundo es este cristal hipnótico y el vuestro es ilusión.

Las mil caras del otro lado del cristal aturden y asombran,
pero son una frontera insalvable.
Cada átomo de la realidad que me sirve de suelo, tiene pequeñas cargas y altera su idéntico colindante.
Asi pues, ¿cuál es origen y cuál copia?
                                                                          




Tras otros cristales hay otros mundos pero mi vida transcurre sobre éste.
El transcurrir se desgaja en un prisma infinito que no descompone nada,
sino al contrario, forma lo informe.

El cristal programa siempre y me retiene con renders infinitos.
Debió surgir la vida de la multiplicidad, pues advierto una agitación proteínica en esta cadena interminable de perspectivas y aunque no lleguemos a entendernos nunca, aprendemos mutuamente.
Golpear de nuevo el cristal es una costumbre utópica

viernes, 31 de mayo de 2013

1984

Si la VOCACIÓN se escribiera con b, haría referencia inevitablemente a todo lo que la boca puede cambiar en el contexto circundante; pero no. VOCACIÓN proviene del latín "vocatio", llamada o acción de llamar. Todo es latín; recordemos esa frase hecha popular "esto me llama o no me llama", pues eso. La maldita vocación es la tumba de muchos de los que nos dedicamos a cualquier actividad susceptible de ser vocacional. La vocación es lo que me hizo cobrar poco cuando empezaba y lo que me ha hecho aceptar rebajas de sueldo cuando ya tengo ganas de terminar. La vocación ha inundado de profesionales (soy generoso) este mundo y de ello se han lucrado las academias, cuyos profesores han sido expulsados del mercado por los alumnos que formaron, con gran rentabilidad para la industria audiovisual. En fin, que la vocación da asco, que es la excusa perfecta para que un sistema caníbal nos devore con nuestro consentimiento. "Despertar la vocación" es parte del proceso socializador; me recuerda un poco al horóscopo, que nunca dice nada malo de los afectados. Te sientas a la mesa cuando ya puedes empezar a comer y te traen el menú. De entre los apetitosos platos que se nos presentan, con atractivos nombres, debemos escoger aquellos que concuerden con nuestras capacidades o con un talento, si es que lo tenemos. Porque el negocio empieza ya, la propia formación no es un servicio o un derecho, también es una industria y todos sabemos que el que más gasta, tiene más oportunidades. O-POR-TU-NI-DA-DES... Ay! Luego, por supuesto, el linaje de cada uno le buscará el hueco en las distintas esferas que llegan hasta la cumbre. El pobre que estudió periodismo pasará su vida saltando de empresa en empresa, según caigan o reestructuren, renunciando a familia y salud porque la vocación le hará aferrarse a una esperanza desesperada. El rico conocerá mundo cursando másters y posgrados, es decir, invirtiendo mucho más y comprando muchas mas opciones de futuro. Eso le garantizará un mejor puesto, un mayor reeembolso de la inversión primitiva. Esta es la "cultura" en la que nadamos, y es difícil mantenerse a flote.

Adónde quiero ir a parar es que VOCACIÓN y OPORTUNIDAD son dos grandes mentiras de este ultra-capitalismo que vivimos, esta no tan nueva religión, que tanto gusta a los que ya tenían una. Que hace años pensé que "1984" de Orwell estaba pasada de moda y me encuentro con que cualquier día se inaugura un "Ministerio de la Paz" para asuntos de Guerra... "Hay que estar peor para estar mejor" y mandamientos similares dibujan un panorama social digno de la versión gore de "Alicia en el país de las maravillas". Sólo la crítica y la rebeldía intelectual pueden salvarnos:

                                 

 

              LA GUERRA ES LA PAZ, LA LIBERTAD ES LA ESCLAVITUD, LA IGNORANCIA ES LA FUERZA



¿Se añora ETA? Parece que si. Algunos medios, los más conservadores (por no decir ULTRAS), ya alertan a una sociedad, perdida en protestas estériles, del regreso de la apaciguadora guerra, la que calmará vuestras ansias de justicia con un cálido temor al caos. La libertad es un mito y una pesada carga, continúa el ideario. A lo único a lo que puede conduciros es a la desorientación... Atisbo algo de esperanza en que hoy por hoy es difícil recurrir a la ignorancia como arma. Los sistemas públicos de salud y educación han sido un oasis en el periodo "alegre" del Capitalismo, han demostrado sobradamente que ese es el camino, de tal modo que se procede a su demolición para evitar que el obrero, el funcionario, el sirviente, el soldado, el pagador de impuestos tome conciencia de su responsabilidad de ciudadano y cuestione lo establecido. Pero ya ha habido unas generaciones que han estudiado, con pocos medios pero con cierta independencia y se ha sembrado el germen de la Crítica. El Poder nos "otrogó" la hoy día sacrosanta Constitución porque la Democracia dice que el Pueblo ha de aceptar lo que se hace con él, pero para que la aceptáramos tuvieron que poner cosas en ella que no estaban dispuestos a cumplir. Y esos incumplimientos se conocen y se denuncian. Eso convierte al pueblo "soberano" (je je) en "radical y terrorista", como ha llegado a decir alguno, por saltarse el tercer mandamiento de vivir la Ignorancia con alegría.

Que yo pueda escribir esto a pesar de mi condición de paria -que no "mal parío"- es lo que me permite darme un respiro. Sino, la jungla lo devoraría todo.