miércoles, 7 de febrero de 2007

La Manifestación y la guerra de Medios


Me refiero a la manifestación del 3 de febrero convocada por el Foro de Ermua contra la negociación con E.T.A. Es uno de los temas más temidos por todos los reporteros. Las condiciones de trabajo son duras: la cámara al hombro constantemente y andando despacio durante al menos un par de horas, atrapado en un multitud vociferante y recelosa. Dependiendo del medio, puedes pasarlo mejor o peor. Sin querer entrar en juicios ideológicos, las manifestaciones de la A.V.T. y PP son concentraciones agresivas para la libertad de prensa. Esta que nos ocupa ha sido más tranquila que otras anteriores, dónde compañeros de medios afines al PSOE o del País Vasco y Cataluña han sufrido agresiones, incluso, físicas. Muchos medios acudían a la concentración sin logotipos identificativos en micros y cámaras, para evitar problemas. Esto lo dice todo.

A pesar de esta criticable actitud, no se puede minusvalorar el derecho que tienen como ciudadanos a expresar su opinión, aunque su sacrificio impagable no les otorgue mayor capacidad de decisión en estos temas. Es evidente también que no están solos; en una manifestación de medio millón de personas no todos son víctimas o afiliados del PP, hay muchísimos ciudadanos que sienten la necesidad de reaccionar contra la actual política anti-terrorista y ante lo que para mí es evidente: el actual modelo territorial del Estado está en cuestión. La polémica surgida a raíz de las banderas y el himno creo yo que apoya mi tesis. Portar una bandera de España no es nacionalismo, querer imponerla como la única posible, si lo es.

Estar allí dentro y ver a toda la cúpula del PP estrechando manos y dándose un baño de multitudes, me lleva a comprender que es, sobre todo, una demostración de fuerza de la política alternativa que abanderan y de la soledad parlamentaria en la que se han instalado. Es decir, los apoyos que no consiguen en el Congreso de los Diputados, los tienen en la calle. Negar esto por parte del Gobierno representa un importante riesgo político para el PSOE, sobre todo a raíz del atentado mortal de Barajas. El error del PP está en creer que se puede hacer política exclusivamente desde la calle y el grito y no desde las instituciones y el diálogo. Esto es populismo puro y duro.

Por último, y recuperando el punto de vista más personal y profesional de este blog, confirmo una vez más que éstos son actos escrupulosamente diseñados para los medios, principalmente para la Televisión. La manifestación es convocada por el Foro de Ermua pero ni un alma se mueve hasta que, escalonadamente y con tempo preciso, van apareciendo los dirigentes del PP hasta la apoteosis final con Aznar, que es el más vitoreado por encima de Rajoy y por el que éste tuvo que esperar. Los servicios de seguridad y organización, cuestionados como siempre, abren un pasillo entre la multitud, que de protagonista pasa a convertirse en espectadora, para que el "top de los populares" desfile hacia el escenario final entre abrazos y vítores. Es como un mitin gigante... y gratis.

Pero las manifestaciones van cambiando y si no eres capaz de reunir a 500.000 personas, hay que buscar otras vías para llegar a los medios. Entre estas otras vías de expresión podría incluirse el martirio de J.I. De Juana Chaos, que lo es ya sin haber muerto, pues la propia izquierda abertzale habla de pena de muerte. En esta situación límite, que no es nueva desde que E.T.A. se creó, salta la bomba informativa desde la "pérfida Albión". The Times publica una entrevista al preso con una explícita foto. El contenido o novedad informativa es más bien poca, pero el morbo de verle las costillas al famélico etarra resuena con estrépito en todos los medios españoles. Ya digo que si se lee la entrevista -algo que seguro no importa demasiado a los que más barullo arman- no aporta ningún dato nuevo que no conociéramos ya; es un periódico británico, claro. Ya comenté en una entrada anterior aquella visita simbólica y de diseño de un grupo autodenominado de escritores vascos, pues bien, ya entonces no me pareció en absoluto personal y de confianza, sino un movimiento político efectista: los escritores representan el valor de la palabra y, por tanto, de la libertad de expresión. Tal vez, esa visita fue más allá de lo puramente simbólico. Un sólo dato, menos aún, un gesto rápido y sencillo de la portavoz de este grupo me hace intuir tal posibilidad: Tras las declaraciones, una compañera le preguntó discretamente si le habían hecho fotos y ella contestó que no, pero la sonrisa inmodesta que dejó caer, me hizo olvidar su negativa. En cualquier caso, la foto ya está ahí para atizar el fuego de cualquier venganza. No echemos más leña.

De última hora es que tenemos al casi ex-presidente de EEUU, Al Gore, en Madrid. Ya sabéis que va por todo el mundo organizando estas reuniones sobre el cambio climático, sin embargo, mi escepticismo, sobre todo con un "casi ex-presidente" de EEUU, me mantiene alerta. Nada más acceder a la zona dónde se celebran las conferencias, lo primero que sale al paso es un formidable y americanísimo Lexus. Parece que el encuentro se financia en parte gracias a la publicidad de este gigante americano del motor, aunque el coche es híbrido, es decir, alterna el consumo de combustible con el de electricidad. Las paradojas empiezan a adueñarse de esta reunión de ecologistas pijos. Después de la intervención de Al, al más puro estilo de los telepredicadores, la pantalla gigante se llena con el logotipo de Acciona, que como todo el mundo sabe, es una gran enamorada y benefactora de la naturaleza. Su presidente, Sr. Entrecanales, nos alecciona sobre las buenas prácticas que se llevan empleando hace ya tiempo... ¡Hay que ver!

Sobre las 14:00 ha sacudido las redacciones un rumor insoslayable: De Juana había muerto. Después de los nervios y unas cuantas llamadas, Instituciones Penitenciarias lo ha desmentido.

Gracias
Publicar un comentario